¿Podría tener las fotografías de forma inmediata para tuitear en directo? Basado en hechos reales.

Alfonso Esteban / Jornadas, Evento corporativo, Seminario, Blog / / 0 Comments / 1 like

Esta demanda es cada vez más frecuente. Vivimos en un mundo dónde la inmediatez es tan cotidiana que a veces no nos damos cuenta de lo vertiginoso que es todo. Twitter está consolidado como una red de información más allá de ser una simple red social. Otras redes cómo Facebook o Instagram han incorporado herramientas efímeras llamadas “historias” para que contemos lo que estamos haciendo en cada momento. Son tan conscientes de que “el ahora” es importante que a las 24 horas desaparecen.  WhatsApp va más allá de los mensajes y añade “estados” que también tienen una vida limitada. Y eso por no hablar de Snapchat, adoptada por los más jóvenes, es la reina de la mensajería efímera.

 

Todo obedece a la misma máxima: Si no lo cuentas ahora mañana será historia y estará olvidado.

En ese mundo nos movemos y lo peor es que ni siquiera nos asusta, nos hemos acostumbrado tan rápido que ya nos parece normal.

Por eso cuando el cliente nos dijo que quería tener a través de USB una descarga, nuestra respuesta no fue de sorpresa sino todo lo contrario. No sólo le dijimos que sí, le ofrecimos la posibilidad de recibir las fotos a través del correo electrónico, sin descargas, directamente de la cámara a su e-mail.

El fotógrafo toma las fotos con su equipo fotográfico profesional, a través de WI-FI selecciona en su Smartphone la mejor, la descarga y la envía por correo electrónico. El equipo de comunicación de nuestro cliente añade el texto, el hashtag, las etiquetas y en menos de dos minutos está en Twitter. Y una vez allí, los “likes”, “retweet”, los mensajes, los seguidores,…. Pero sin dormirse mucho porque en poco tiempo hay un nuevo ponente y comienza otra vez el proceso.

¿Es necesario? Pues no lo sé, pero es lo que nos toca.

La fotografía estaba asociada a los recuerdos, al pasado, hoy, además de eso, está ligada al presente más inmediato. Lo cual, como fotógrafos que llevamos mucho tiempo en esto no sólo no nos asusta sino que nos estimula y nos alegra.

Nos alegra saber que podemos hacer las cosas rápido y bien. Que se puede publicar en Twitter de forma inmediata con buena calidad de imagen (y creedme que se nota). Cuando la foto es buena es compartida y los asistentes a la jornada en lugar de estar pendientes de su móvil para ilustrar su comentario comparten las nuestras. Las agencias de prensa utilizan nuestras fotos para acompañar sus noticias y nuestro cliente está multiplicando de manera exponencial la difusión de su evento. Si el precio que hay que pagar es estar al 120 % durante todo el tiempo pues…, bienvenido sea.

Al final de la jornada nos dio las gracias nuestro cliente, no sólo en persona sino también de manera pública a través de Twitter. Ampliamos nuestra red de seguidores y seguidos. Contemplamos con orgullo, que nuestras fotos eran las más bonitas del hashtag (qué vamos a decir nosotros jejejeje , aunque vosotros mismos lo podéis comprobar en #eescmedia17) y nos volvimos para el estudio a preparar las fotos en alta para enviarlas por wetransfer. Esas sí que serán mimadas porque esas son las que son para el recuerdo, para la memoria, para las publicaciones en papel, para enviar a los ponentes, en fin, para siempre, porque hoy en Twitter seguro que ya estamos hablando de otra cosa.

¿A que sí?

Deja un comentario